Reflexología Thai

(90 min) 60 €

Masaje Reflexología Podal Tailandesa | Masaje Lomi Lomi Hawaiano Ancestral | Esencia Oriental | Laura Ríos

La Reflexología podal Tailandesa fue una técnica que derivó de las culturas más antiguas de Oriente y cercano Oriente (India, Egipto y China).

Aunque la reflexología se aplica a los pies, también tiene efecto sobre los diferentes órganos internos del cuerpo humano. La idea es justamente llevar la relajación del pie a otras partes del cuerpo. Para ello, se parte del principio de que los pies tienen un mapa completo del cuerpo humano, son áreas reflejas que, cuando se activan, repercuten internamente en todo nuestro organismo. Según la acupuntura, en cada uno de nuestros pies tenemos 7200 terminaciones nerviosas sensoriales que se comunican con nuestros órganos.

La  presión aplicada en determinados puntos estimula las glándulas de tal modo  que el cuerpo vaya encontrando su propio equilibrio. En la reflexología Tailandesa, además de utilizar las manos y los dedos, también se usa un bastón de madera para lograr así, que el organismo esté en sintonía.

Mientras que el masaje ayuda al equilibrio entre la mente y el cuerpo externo, la reflexología estimula los órganos internos al tiempo que produce una sensación de relajación y bienestar única y profunda.

 

BENEFICIOS

La reflexología podal tiene un gran poder sanador. Mejora, en términos generales, la calidad de vida de quien la recibe y está indicada para tratar un amplio abanico de dolencias físicas, mentales, emocionales y energéticas.

Todos los seres humanos, independientemente de nuestra edad, necesitamos eliminar los desechos que se acumulan en nuestro organismo. Los tratamientos reflexo­lógicos ayudan al organismo a desintoxicarse y a expulsar los tóxicos que se van acumulando en él, como los derivados del estrés del día a día, los medicamentos, alcohol, café o tabaco.

Estos son algunos de los beneficios:

  • Calma el estrés y la ansiedad.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Activa la circulación sanguínea.
  • Alivia el dolor, especialmente, el dolor de espalda, cuello, cabeza, oídos y muelas.
  • Reduce el insomnio y mejora la calidad del sueño.
  • Favorece mecanismos de depuración.
  • Ayuda a eliminar toxinas del organismo.
  • Equilibra el sistema nervioso central y periférico. 
(Visited 30 times, 1 visits today)